Fisioterapia Pediátrica

Durante el parto el bebé está sometido a compresiones importantes pero también a tracciones intensas, especialmente en partos difíciles donde se recurre al uso de fórceps, espátulas… Éstas pueden generar tensiones tisulares mayores a las que el recién nacido es capaz de vencer con su potencial vital. Todo esto sumado a las diferentes posturas que el feto
adopta durante el embarazo puede ocasionar diferentes disfunciones y deformaciones en el cráneo o en los miembros. Es frecuente que los bebés tras el parto presenten un cráneo deformado, aplanado, tortícolis, posturas asimétricas etc.

Cuando estas compresiones y tracciones se producen cerca de la base del cráneo o del cuello del bebé es frecuente que provoquen la irritación del sistema neurovegetativo del bebé, pues esta zona es por donde emergen los pares craneales que gobiernan este sistema. Así encontramos regularmente casos de bebés con reflujos gastroesofágicos asociados a torticolis.

Los cólicos del lactante definidos como el espasmo o contracción dolorosa del intestino han sido una terrible pesadilla para los padres, pediatras y gastroenterólogos infantiles, por su difícil manejo y por generar mucha angustia.

Todos los bebés lloran, es su manera de comunicarnos que tienen hambre, frío o calor, o simplemente que algo les incomoda, pero a veces lloran sin motivo aparente durante un largo periodo de tiempo, una hora e incluso más. Además presentan espasmos repentinos, flexionando sus pequeñas piernas hacia el pecho y con un llanto fuerte, que refleja dolor, frecuentemente en horas de la tarde o al anochecer. Los especialistas hablan entonces de cólicos del lactante.

Este suele aparecer en el periodo que transcurre desde los quince días de vida hasta los tres meses, aproximadamente, aunque se han dado casos también a partir de los cuatro días y algunos bebés con más de un año.

Nuestro trabajo tiene como objetivo armonizar, relajar y elastificar el sistema digestivo del bebé así como su sistema fascial. Al desaparecer la tensión, el tránsito mejora y desaparecen las retenciones, y con ellas las molestias que ocasionan.